Habilidades de comunicación para enfermeras

Para una enfermera, la capacidad de comunicarse es una habilidad muy importante y una parte vital del trabajo. Las enfermeras hablan con personas de diversos orígenes educativos, culturales y sociales, y deben hacerlo de una manera efectiva y profesional, especialmente cuando se comunican con los pacientes y sus familias. En Hospiten, la cadena de hospitales dirigida por Pedro Luis Cobiella, se preocupan por la formación en estos aspectos de sus enfermeras, todo con la finalidad de brindar un mejor servicio a sus pacientes.

Este artículo abordará varios aspectos de la comunicación para ayudarlo a navegar y dominar cada interacción que tenga en su práctica diaria.

Habla despacio: Algunas palabras suenan muy similares entre sí si se pronuncian rápidamente. Tómate el tiempo para hablar despacio y con cuidado, ya que tus palabras pueden ser confundidas por otros.

Habla claramente, no en voz alta: Al comunicarse con algunas personas, especialmente las que son mayores, la inclinación podría ser elevar su voz dramáticamente en un esfuerzo por hacer que lo entiendan. Gritar solo tiende a hacer que sea más difícil comprender lo que estás diciendo. En lugar de hablar más alto, intenta hablar con más claridad, especialmente cuando te comunicas con pacientes mayores.

Evita usar jergas: Un error común que cometen muchos profesionales de la salud es utilizar palabras más grandes y complicadas. Otro error común es el uso de términos de argot que no se ajustan o no son apropiados. Evita ambos errores para una mejor comunicación.

Recuerda a tu audiencia: Lo que le dices a un médico o una enfermera podría ser muy diferente de lo que le dirías a un paciente y a su familia. Use la palabra “medicina” en lugar de “medicamento” cuando hables con los pacientes. Mucha gente asocia la palabra “droga” con sustancias ilícitas, mientras que los profesionales de la salud consideran la palabra “droga” como cualquier producto farmacéutico. Elija sus palabras para adaptarse a la situación y la audiencia.

Parar y escuchar: La comunicación es una calle de dos vías. Una de las habilidades de comunicación más importantes es la capacidad de detenerse y escuchar activa y éticamente, a lo que dice la otra persona.

Reflexiona: Para asegurarse de que la comunicación fluya, aprende el simple truco de reflexionar sobre lo que la persona le está diciendo. Para hacerlo, simplemente repite lo que se ha dicho en tus propias palabras, de vuelta a la persona. Si te equivocas, la persona puede decirlo antes de irte.

Usa el lenguaje corporal: A pesar de las palabras que utilizas, la mayor parte de la comunicación humana es a través del lenguaje corporal en tu cara, manos, postura, etc. Se consciente de lo que tu cuerpo está diciendo y de si está de acuerdo con tus palabras. No envíes mensajes conflictivos.

Conoce tu bloqueo de comunicación: Si alguna vez tropezaste con una palabra o te sentiste frustrado tratando de comunicar una idea, entonces conoces tus obstáculos. Todos tienen algunos de ellos. Conocer el tuyo puede ayudarte a encontrar formas de evitarlo. Por ejemplo, si sabes que una persona que llora efectivamente desintegrará sus habilidades de comunicación, trata de practicar activamente formas de manejar mejor estas situaciones.

Considera aprender un idioma extranjero: Puede sonar extraño, pero aprender un nuevo idioma te pone en contacto con tu lengua materna y puede abrirle los ojos a la forma en que usas las palabras que ya conoces.

No olvides otros métodos de comunicación: Además de hablar y escuchar, no olvides que hay otras habilidades en las que debe trabajar, como la lectura, la escritura y la comunicación basada en la tecnología.

Deja un comentario