El diseño gráfico profesional y sus ventajas

En sus inicios, el diseño gráfico no era considerado como algo importante en la evolución y desarrollo de una empresa, más bien era percibido como un sobrecoste para la empresas ya que no aportaba nada a la cuenta de resultados. Pero eso fue hace algunas décadas, afortunadamente han venido cambiando las cosas, y en la actualidad el diseño gráfico es percibido como una de las competencias que deben considerarse si lo que se desea es entrar o permanecer dentro del mercado. Existen diversas razones por las que se considera es así, entre ellas:

1.- Función estratégica:

Podemos notar en la actualidad que una empresa que no hace uso de los procesos del diseño, se encuentra en desventaja. El diseño gráfico que se aplica a los puntos de contacto «touchpoints»:

  • El producto: ya sean bienes o servicios;
  • La comunicación: que se aplica a los diferentes soportes como la imagen corporativa, packaging, web
  • El espacio: que es donde se llevan a cabo las actividades corporativas como la oficinas, talleres, fábricas stands, que mejoran la visibilidad, reputación y aceptación de la empresa.
  • El efecto pasivo de no usar diseño es dar una sensación de desorganización y poca seriedad.

2.- Identifica y otorga valor:

El diseño gráfico se encuentra relacionado con una gran variedad de disciplinas pertenecientes a otras áreas del conocimiento, pero que a su vez, están interconectadas entre sí como: La psicología, la neurociencia, la historia, ciencias sociales, entre otros más. Tal amplitud le permite identificar las distintas tendencias del mercado, interpretar las necesidades de las personas e interpretar esta información para poder ser incorporada al proceso de producción de bienes y servicios de las empresas. Dicho conocimiento y su posterior análisis brinda la posibilidad de integrar todo ese valor dentro del desarrollo del producto atendiendo y tomando en consideración los límites presupuestarios, de tiempo, entre otros, a fin de proponer una solución única y con ello una nueva que les permita destacar en el mercado.

3.- Comunicar con efectividad:

Se trata de un esfuerzo que se traduce en la comunicación efectiva del valor diferencial del producto o servicio al consumidor o usuario. Esta es la tarea del diseño gráfico, aplicar las más acertadas decisiones visuales y aplicar la comunicación más efectiva a fin de que se encuentren alineadas con el valor y la estrategia de la empresa. Cuando se opta por un efecto pasivo al no hacer uso del diseño, no se logra transmitir el mensaje correcto, ni el tono correcto, en el momento preciso a las personas correctas y de una manera consistente. Es decir, se perdió tiempo y dinero.

4.- Incremento en las ventas:

Esta se trata de una consecuencia que se deriva de una mejor comunicación a través del diseño gráfico, que se refleja en un incremento de las ventas. Para ello por ejemplo, se puede hacer uso de un rediseño del catálogo de los productos, ya que esto podría ayudar a que los clientes puedan entender mejor las características del producto, facilitando la toma de decisiones y como consecuencia de compra.