El diseño de las etiquetas en productos alimenticios

Cuando hablamos del diseño de una etiqueta, específicamente al factor visual, debemos considerarlo crucial, especialmente cuando se habla de la compra por parte de los consumidores. En la actualidad, son más las personas que estudian los ingredientes y componentes de los alimentos, ya que estos influyen en el bienestar y funcionamiento del organismo. Son más comunes las preguntas como qué alimentos contienen zinc y selenio, azúcar, carbohidratos y demás, pudiendo afectar considerablemente la salud de las personas.

Estas etiquetas deben ser atractivas al mismo tiempo que identificativas en tan solo una mirada, proporcionando la información de que es el producto, que contiene, su forma de utilización y para que se puede utilizar, así como la cantidad de consumo recomendada en base a una dieta promedio. El diseño de las mismas ahora está tomando nuevos significados, ya no es solo una combinación entre colores, tipos de letras y gráficos, sino que ahora están adquiriendo una funcionalidad más práctica tal y como es la frescura y el origen de los productos.

Las mismas deben incorporar la información en diversos idiomas, indicados según la región que permitan una sencilla comprensión para el clientes antes de comprarlo, evitando algún error. Es también visto como una herramienta de marketing, teniendo el poder de atraer a los clientes en comparación a otras marcas en un mercado. Muchas veces, las etiquetas y paquetes bien diseñados son los que llaman la atención de los consumidores, denominando la común compra impulsiva, por lo que se aumentan las ventas y ganancias para determinado producto.

A la hora de diseñar una etiqueta no hay reglas que seguir, ya que en todo caso lo importante será captar la atención de los consumidores, por lo que muchas veces se puede recurrir a las redes sociales para saber cuales son las necesidades de los clientes, bien sea para la producción de nuevos productos o para la identificación de los mismos, teniendo una vía de comunicación siempre abierta que ofrezca los mejores resultados para todos los involucrados. Existen algunos elementos básicos de diseño que pueden utilizarse para una mayor o menor eficacia, teniendo un impacto mejor en los clientes.

La forma de la etiqueta viene en parte con la forma y medidas que tiene el envase del producto, dependiendo de estos factores se escoge una que haga lucir el producto y pueda contener toda la información esencial. Si se quiere llamar la atención de los consumidores en un supermercado, para escoger el color debemos ver de qué color es el envase y si es transparente, buscando una interacción positivo y que mantenga el atractivo visual como un conjunto. Algunos expertos recomiendan los colores cálidos, siendo más placenteros a la vista y populares cuando se busca dar una imagen artesanal.

Se podría afirmar que las etiquetas son un medio de comunicación entre un consumidor y una empresa, sirviendo para mostrar cómo se responde a determinada necesidad de forma segura y confiada, ofreciendo un producto de calidad que puede traer beneficios a niveles económicos.

Deja un comentario